segunda-feira, 4 de junho de 2007

La niña que acaricia mi cuidado.

¿Muñeca? sí, sí. La indeleble con sentido de muerte,
imprescindible, inefable. Tal vez un cuento de plástico reservado.

Entonces se llamó Umbra y con ella
la oscuridad sobrevino en sus distintas caras.

Las leyendas que abrazan su cabello tienen por corazón a una madre omnipresente;
ceguera penetrante.

La muñeca no está fría ni excenta del miedo.

Es ella la que hoy se indirecta en ti a manera de ocio.

3 comentários:

bIeNo disse...

Eres un muñequita muy bonita sammy.

BELMAR disse...

me encató la estética de tu blog,
incluyendo el reproductor casette...

· maría disse...

Gratamente, a las 4:42 a.m, llego hasta aquí sin ningún síntoma de desvelo.

:)

No tengo ni p*ta idea a que hora empecé haha pero me quedaré despierta todavía un buen rato para escuchar atentamente el eco de sus letras pronunciadas por Usted y solo por Usted, y si, eso puede durar ... bastante.
Usted imagínese todas aquellas clasificaciones de tiempo posibles, todas patéticas, por cierto.
En fin.


Aprovechando el eco,
le mando un beso, con tal efecto.
Si lo rechaza, de igual manera, me llegará a mí.



.
Ya casi es Octubre :)