quinta-feira, 6 de novembro de 2008





Pasó un rato, pero yo seguía sintiendo exactamente lo mismo. Alguien dentro de mí quería decir algo, decía algo. Como no podía dejar de oírlo, traté de oírlo.
Pero no entendí nada
.

9 comentários:

Demo disse...

Josefina Vicens.

Edith Onofre disse...

es como esos sueños recurrentes, uno no tiene la menor idea del por qué su constancia pero se queda con la sensación de que nuestro inconsciente le dice algo al consiente y este se hace wey! jeje
Talvez

saludos señor demo!

Jané disse...

a veces es mejor no enterarse.

Caelo Vesperascente disse...

Intrigante, es como ver la luna dentro del sol.

Saludos.

Fátima disse...

Yo traté de postear ya varías veces y tu blog maricon no quiso dejarme.

Después le hice caso a mis voces que gritan en silencio y decidí que -por esta vez- les voy a hacer caso.







Yo estoy enmorada de ese dibujo... y me da miedo admitir que también de lo que representa, por eso no lo admito.

maya disse...

Es mejor hacerse el desentendido. Cómo estás Samuelisímo?

Fátima disse...



El dolor cuando es por dentro es más fuerte y no se alivia con decirselo a la gente.






Y que esperen otras por ti, teen spirit.

que ni yo por ti y ni tu por mi.

Fátima disse...
Este comentário foi removido pelo autor.
Fátima disse...



El dolor cuando es por dentro es más fuerte y no se alivia con decirselo a la gente.






Y que esperen otras por ti, teen spirit.

que ni yo por ti y ni tu por mi.