quinta-feira, 7 de fevereiro de 2008

De cuando en cuando
tengo la costumbre
de pensar en mí

y me detengo -por un instante-
a creer que en ese momento
sólo yo

y nadie más que yo
está pensando en mí.



Y si fuese así,
entonces lo que hago,
lo que quiero,
y lo que existo
carecería de toda trascendencia,
de toda creación;
y no sería para nadie
una persona concebible.




Y entonces
si dejara de pensar en mí
justo
cuando nadie me recuerda
no existiría:
ni mi vida, ni mi muerte,
ni mis sonrisas,
ni mis logros.



No sería nadie
para nadie
si no se me pensara.

Estaría como inexistido
[como esfumado].



...Tal vez sea por esto que

pensar en una persona
es muy parecido
a salvarle la vida.

2 comentários:

Bubísima disse...

ps no se ve de arriba ash ash...pórtese bieeeeeen

Edith Onofre disse...

caray esto ultimo me gusto muucho!!!
no se donde escuche eso de si no piensan en nosotros dejamos de existiRR!!! yo ahorita estoy escribiendole esto a usted!!! Y quién piensa en mi ahorita!!!!!???? creo que existimos sólo por que nosotros pensamos en nosotros!!!! me precocuparia dejar de pensar en ese momento dejaria de "ser"


saludos