sexta-feira, 28 de dezembro de 2007

Y los sueños, sueños son.

Después de haberme desvelado jugando al Mario Kart, me acosté rendido en la cama. Rara vez recuerdo lo que sueño, pero éste sí lo recuerdo casi a perfección:


Soñé que estaba viendo una animación hecha en computadora; se trataba de una niña con alas monstruosas y rostro divino. Vestía una túnica de tono rojinegro que arrastraba como vestido de novia. Su gesto en la cara reflejaba odio.
Había otra niña idéntica a ella, eran gemelas. Esta otra niña estaba en el cielo acunada en una nube, con rostro un más sereno que el de la primera. Era una niña con una túnica blanca tan larga como la de su gemela. Ambas tenían la firme convicción de destruirse la una a la otra. Una era un angel diabólico, y la otra un diablo angelical, pero exactamente iguales. Sus figuras eran parecidas a las de los EVAs de Evangelion.
Supe entonces que yo había hecho esa animación -Ésas son Umbra y Satori- Pensé mientras las veía peleando. Y conforme avanzaba el video, me venía a la cabeza toda la historia del trasfondo. Se me ocurría de repente cómo llegaron a ser así, por qué se odian y quiénes más están involucrados. Todo eso lo venía pensando como si ya estuviera dicho, y a la vez no.
De cuando en cuando se atravezaba la escena de un montón de muñequitas corriendo a toda velocidad hacia ellas, con miedo, como si quisieran detener la pelea.
De repente, en medio del combate, un resplandor me deja ciego. Cuando abro los ojos me encuentro en la cama de una habitación sin un brazo y con una de las muñecas que aparecían corriendo en el video. Específicamente Umbra.

-Vísteme- me decía ella. Como pude le puse la túnica roja
-Vámonos ya, tenemos que ir al castillo-
-¿Cuál castillo?-
-A donde van a transformarme, me lo prometiste-
Entonces caí en cuenta en dónde estaba. Estaba en el cuarto de mi novia, acostado en su cama. En cuando reconocí el cuarto llegó ella y me acobijó, me preguntó si ya me sentía mejor, luego se acostó conmigo y rápidamente se quedó dormida.
-Vámonos ya- reiteró la muñeca.
Con miedo a que mi suegro me viera hablando con la muñeca y sin saber de qué estaba ella hablando, me levanté de la cama y salí de la casa. Caminé hasta la universidad con la muñeca en brazos y entré al baño para detenerme a pensar qué estaba pasando. Mientras trataba de razonar el sueño, me llegó un mensajito al celular que me despertó.

Estimado cliente, la fecha límite de su pago ha vencido.
Le sugerimos realizar su pago de inmediato
para evitar la suspensión de su linea.

"Ah qué verga!", pensé. Eran las 11 de la mañana. Total ya levantado y con el cel en la mano, le mandé un mensaje a mi novia para saludarla y agradecerle que me haya cuidado cuando me corté el brazo, je. En cuanto envié el mensaje, me volví a quedar dormido.
Mi siguiente sueño ya fue más "normal" (es decir, incoherente). Se trataba de que yo era un soldado de un escuadrón militar cuya misión era sacar el cadáver gigante de un camello fuera del desierto. Y no me desperté hasta que lo conseguimos: las 6 de la tarde que me levanté.
Pffff...

6 comentários:

Puckis disse...

yo siempre
he dicho es muy bueno
dormir
hasta que te entumas...


creo :)

Lobsiris disse...

y luego despertamos a la absurda realidad...

Adn disse...

Agh! Maldigo a Carlos Slim. Interrumpió un sueño muy bueno. Me mantuvo al filo de la butaca todo el tiempo que lo estuve leyendo.

Deberías animarlo de verdad!

Nice blog.

Xoyoco Luperca disse...

Un brazo cortado: un muñón: un recordatorio físico de la ausencia: una herida que crece hacia adentro. Luego, una muñeca de carne que lo sana a Usted de las ausencias. Qué bonito. Yo tmb quiero algo así.

Un abrazo no en memoria de las fechas, sino del cariño grande.

Un abrazo a Fátima tmb =).

Xoyoco Luperca disse...

Oh, y tienes el tema de Elfen Lied. Tan dulce que es tan muerte.

Mars disse...

Yo digo que te hace daño el Mario Kart, y que para aliviarte tienes que invitarme a jugar porque adoro chocar en esos carrios n.n

Awww muchos abrazos Sammy!!!